Las demandas de agua se han incrementado en 160% gracias a la gran magnitud de la expansión agrícola, minera y urbana.